Maferefun Eleggua






sábado, 9 de enero de 2010

Eleggua

Èşù Elègbàrà (echu elégwára). La palabra Èşù es oscura para los no iniciados. Elégbára encuentra su etimología en lengua Lúkúmí de: Èlè – quien realiza-, Agbára – orden y autoridad-. Se le considera el policía del universo. Es la Òşà dueño del permiso de realización (Àşe) y de los caminos. Algunos de sus Oríki (apellidos, títulos) son: Bárà (quien halla y adquiere), Látọpa Lówó (va a seguir las huellas del adinerado), Alaàjekí (quien posee glotonería), alágbána (quien barre el camino), Alaàroyé (quien posee las querellas), etc.
Se le ofrecen sacrificios para comenzar un nuevo proyecto de vida. No se recibe ni vive en las casas, es tabú. Una frase dice: Èşù gbà lóhún, Èşù gbà lóde -Èşù recibe acullá, Èşù recibe en la parte de afuera–. Además, Eşù vela porque se cumplan las leyes de la predestinación y castiga a los violadores de los patrones celestiales establecidos. Se le puede ver con un ògọ en las manos (especie de porra utilizada para la autodefensa, que representa, además, al pene como símbolo de procreación y el Àşe).
También, en ocasiones, lleva en sus manos un garabato (ariwowo). El resto de sus representaciones son: un sombrero tricolor (blanco, rojo y negro) y un pito de cáñamo. Su collar y estandartes son tricolores, aunque a veces se identifica con los tonos rojo y negro o blanco y negro. Es oriundo de la ciudad de Ketu, Nigeria. No está sincretizado en Cuba. Los brasileños lo representan como “Lucifer”, para los amerindios es “Iuruparí”, para los egipcios “Set”; para los dahomeyanos (Arárá) “Légba” y para el bantú “Lucero”. Los sacrificios que se le realizan son: chivo padre y gallo. Los tabúes son las yerbas amargas, perros, pimientas rojas y la manteca de cacao.
Sus ofrendas de comidas son: jutía seca, pescado seco (ahumado), pan de harina fermentado (eko), corojo, ñames machacados e ìyan (ñame mojado). Èşù es confundido con Elégbà, Òşà protectora de los mendigos y mercaderes ambulantes, oriundo de Dahomey. El color de su collar es rojo y negro. Esta Òşà en Cuba sincretiza con el “Niño de Atocha” y para los griegos con “Hermes”. Los sacrificios de Elégbà son diferentes a los de Èşù. A Elégbà se le sacrifica chivo mamón y pollitos pequeños. Sus ofrendas de comidas son pelotas de ñame, gofio, harina y las “chucherías” ofertadas por vendedores ambulantes.
Èşù llegó a la tierra traído por el Odù Ifá Ogbè Ìrètè, para reportar a Olódùmarè sobre las hazañas de los seres humanos y las Òrìşà y encargarse de las relaciones especiales entre el cielo y la tierra. Le fue encomendado obstruir la obra de cualquiera de las 200 divinidades. Para ello utiliza 200 nombres para poder cambiar su personalidad en múltiples formas.
Nota de importancia: Cuando el devoto de Èşù o Elégbà se desarmoniza con esta Òşà, o no toma en cuenta sus tabúes y no acata los requerimientos que exige, son afectados con problemas con la autoridad y cierre de todos los proyectos de vida.
Invocación a Èşù:
Èşù Bara, Alaàjekí, Alágbána,
nbé ilékùn so kùn Alaàroyé,
Èşù nkanmáşe, maa maa kéyàn òfé mí.
Eshu bara alayeki alawana,
Unbelekun sokun alaroye
Eshu unkamashe, mama keña ofemí.
(t. Èşù el que se esconde y desaparece, quien posee la glotonería, quien barre el camino, vive en la puerta de la casa, transforma frotando (aceite) a Alaàroyé (quien posee la querella o la controversia), Èşù libra de fuerzas malignas, constantemente gratifícame como elegido, que las cosas sean gratis para mí.

Datos personales

Iworo Omo Eleggua Consagrado Osha en Eleggua en la Isla de Cuba